Skip to content

Sobre vasos, copas y jarras, I.

9 abril, 2010

Antes de iniciar este blog compré a través de Internet una copa en forma de cáliz de la marca Grimbergen. Es bastante grande y con el Ave Fénix como decoración. La verdad es que no es más que una copa de cristal industrial con una “calcomanía” adherida pero lo cierto es que me apetecía mucho tomar la cerveza en su copa.

He visto que existe toda una industria entorno a la cerveza,  objetos de todo tipo que van desde abridores hasta vasos, copas y jarras, pasando por cualquier “cosa” que podamos imaginar con una marca de cerveza pegada, pintada o cosida. Todo esto, me ha proporcionado la idea de crear una categoría nueva, a la que voy a llamar Ámbito, con la intención de alejarme de los conceptos mercantilistas que acompañan a la cerveza como el merchandising y el marketing, y no olvidemos que la cerveza es industria, beneficio, marca, empresa… sin esto no habría cerveza tal y como la conocemos hoy.

Como estoy convencido de que existe algo más, algo intimo y cultural;  y además, otros modelos de “industria cervecera” que no son los de las grandes compañías, prefiero culturalizar la idea  de merchandising o micro-mercadotecnia por la de ámbito.

Pero a lo que vamos, sobre vasos, copas y jarras se ha escrito mucho llegando a la conclusión de que al igual que no existe una cerveza ideal, tampoco un recipiente ideal para beberla. Quizá la creencia de que con tal copa se saborea más que con tal otra.. es una fantasía ya que dependerá más de las cualidades organolepticas de la cerveza y de nuestras capacidades para parcibirlas que el recipiente en si, no obstante, como se crea todo un entorno de elementos, bienvenidos sean. Yo soy exceptico a este respecto, sólo me impulsa una cuestión estética a la hora de adquirir un vaso especial para beber.

Tal vez una copa abierta ayude más a expandir el olor pero rara es la copa, vaso o jarra en la que no introduzcamos la nariz casi directamente al beber. Por otro lado, el comportamiento con respecto al, gas, espuma, etc. incluso con el color se biene a bajo por los usos y costumbre de diferentes lugares, el los que existiendo cervezas similares, se usan recipientes de distintas formas y materiales para beber.

Jarras tapada o sin tapar, de metal u otros materiales  han sido las formas más tradicionales en Alemania e Inglaterra y raro es que tuviesen  forma de cáliz, de tulipán, rectas o campaniformes, se trataba por economía de medios de recipientes que aguanataban bien su uso, cilíndricos, etc. 

La industria cervecera, se moderniza, se fabrican cervezas más singulares,  se filtran las cervezas y aparece el vidrio industrisal, que biene a dar salida a la parte visual de la cerveza produciéndose vasos que permiten ver la calidad de su contenido.

No creo que la forma del vaso  sea algo tan importante en el resultado final de beber una cerveza, al menos a nivel físico, psicológicamente si, entiendo.  Eso si, pese a todo, me encanta ver las imágenes de la botella de cerveza (llena y tapada), con el vaso de la misma marca pletórico de cerveza y rebosante de espuma, y mostrando todo su brillo. Es una bonita imagen de conjunto que llega a nuestra mente.

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: